viernes, 28 de diciembre de 2012

2012, un año en imágenes



When I am laid, am laid in earth, May my wrongs create
No trouble, no trouble in thy breast;
Remember me, but ah! forget my fate,
Remember me, remember me, but ah! forget my fate.

Cuando yazga, yazga en la tierra, que mis errores
no causen cuitas a tu pecho; 
Recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino; 
Recuérdame, recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino. 


Esta hermosa y dramática aria de la ópera "Dido y Eneas" de Henry Purcell (1682), que preludia el suicidio de su protagonista, ha sido la pieza que hemos elegido para acompañar esta selección de fotografías con las que recordar el año 2012 en nuestro blog. Nuestra visión no puede ser alegre. Como Dido, el patrimonio jerezano también se lamenta ante una inminente muerte, una agonía de la que todos somos, en menor o mayor medida, cómplices.

El año que acaba ha tenido algunas luces y muchas sombras para nuestro patrimonio. Entre los aspectos positivos hay que situar las reaperturas, tras años de demora, de dos espacios tan importantes como son el Museo Arqueológico y Los Claustros de Santo Domingo. En este último caso, sin embargo, su recuperación nos produce una sensación agridulce ya que, como denunciamos en su día en el blog, la restauración ha dejado que desear en determinados aspectos y, por otro lado, tampoco nos convence del todo esa función multiusos y la aparente improvisación con que ha sido reabierto.

Otro hecho digno de resaltarse como excepción es el movimiento vecinal creado en torno al barrio de San Mateo. Nacido en un principio para dar respuesta a un hecho concreto como el botellón, es una iniciativa que pretende buscar soluciones a nuestro degradado casco antiguo.  Por ello, reiteramos nuestro aplauso y apoyo. 

En la medida de nuestras limitadas posibilidades, durante este año el blog ha intentado apoyar, de hecho, a todas aquellas personas o instituciones que nos lo han solicitado. En este sentido, no podemos olvidar casos aún por resolver como los de los jóvenes del Corral de San Antón o el de la cada vez más preocupante ruina del Sagrario de San Mateo. Ojalá el próximo año traiga soluciones para ambos casos, al igual que para la iglesia de Santiago, triste protagonista de nuestras últimas entradas. 

No puedo terminar sin dar las gracias, en mi nombre y de mis compañeros, a todos aquéllos que nos habéis acompañado leyéndonos aquí, enviándonos correos y mensajes de apoyo, opinando a través del grupo de facebook y participando en las distintas rutas de la Barbarie (este 2012 organizamos tres, que discurrieron por otros tantos barrios de la ciudad: San Miguel en Enero, el entorno de la Catedral en Julio y Santiago en Noviembre). Sin vosotros, sin vuestro aliento, este blog no tendría sentido y ya hubiera perecido como aquella mítica Dido...

Por eso, a pesar de que la situación no invite precisamente a la euforia, acabo deseando a todos que el año 2013 sea mejor que este para nuestro patrimonio y para todos vosotros. 

José Manuel Moreno.




miércoles, 19 de diciembre de 2012

¿FELIZ NAVIDAD? ¿PROSPERO AÑO 2013? NO NOS LO CREEMOS.


Este año no tenemos hermosas imágenes complacientes para felicitar la Navidad y desear un año venidero mejor que este ya casi extinto, porque no tiene sentido ante las noticias diarias, tanto nacionales como  autonómicas y locales:  no nos lo creeríamos aunque quisieramos.

Está siendo el "Año del Gran Cabreo" y todos ardemos por dentro con demasiadas llamas de indignación como para andarnos con estampas y lienzos luminosos. Así pues, esta entrada "No Navideña" se ilustra con un calendario de 2005, detenido, naturalmente, en la Semana Santa.


Tenemos imagenes de una Sacristía esplendorosamente bella, cuya mesa central ostenta el emblema de Jerez: una botella de "Tío Pepe", propia de los festejos consumistas, gastronómicos y etílicos en que se ha transformado la Navidad, bien lejos de su significado real.

Como el resto del edificio, está convertida en un basurero, como tantas casas jerezanas que se han transformado ya en  hediondos vertederos y a las cuales he dedicado varias entradas durante el otoño.

Vemos un mundo de retablos fantasmas: el del "Prendi" y el baldaquino envueltos en plásticos. Unos andamios, cuyo alquiler costaría una fortuna, dan un toque de modernez colorista, propia de esas iglesias desacralizadas que, en muchos lugares de Europa, son ahora discotecas.

Vemos  otras muchas cosas, suficientes para quitarnos las ganas de felicitar nada, pues esto que mostramos es Santiago, la Parroquia que debería ser la enseña del barrio flamenco por antonomasia de la ciudad. Pero muchos flamencos pasan, la cofradía pasa en su mayor parte y los parroquianos, salvo una digna minoría, pasan.



Pues bien, como vemos, la antaño hermosa y tradicionalmente expoliada iglesia, está abierta. Su puerta mayor es practicable con sólo darle un pequeño empujón. 

Fue un lugar de culto y un edificio admirado por su elegante, aunque irregular, arquitectura, el principal testimonio de la importancia que tuvo su barrio para nuestra ciudad, en tiempos muy lejanos.

Pero  desde ese 2005 del calendario, el templo quedó reducido en la memoria de los ciudadanos y de los cofrades, al recuerdo de una mera y bulliciosa salida procesional, transformándose después, por la lógica de la economía suicida que todos estamos sufriendo, en vivienda de ocupas de lujo.






Los vecinos los ven entrar y salir, constante y continuamente. Avisan a la policía, la cual, según la frase ritual en estos casos, "no pueden hacer nada". Eso sí, llaman a la empresa constructora la cual no atiende el teléfono jamás. Lo curioso sería que contestasen, pues quebró hace muchos años, sin entregar siquiera la primera fase a la cual le queda muy poco para poder terminarse y abrir de nuevo el templo para toda la ciudad.



El trabajo de este blog es dar testimonio de cuanto está mal en nuestra ciudad en materia de Patrimonio: casi todo. Y lo que aquí hay, parafraseando a Goyay los títulos de su serie de aguafuertes "Los Desatres de la Guerra", puedo decir que estos desastres  "Yo los vi".

El Obispado, como hemos leído en las informaciones que nos han llegado al respecto, se lava las manos. Cádiz mira su ombligo y sus títeres de la "Tía Norica" que ocupan lugar principal en su Museo. La Junta canta copla y entre ellas, su canto de guerra: "Madrina" (también se podría llamar "Padrinos").

Testigo de todo cuanto ocurre en Jerez, es la botella de "Tío Pepe", omnipresente en muchas de mis últimas entradas.

Por eso y por muchas cosas mas, no nos da la gana de felicitar nada porque motivos no tenemos.

Pero eso sí, agradeciendo como siempre vuestro apoyo y vuestro interés.

Esperanza de los Ríos.   

martes, 18 de diciembre de 2012

VAYA, VAYA, AQUÍ NO HAY VALLA



No se ha hablado de otra cosa desde el pasado sábado en nuestro grupo de facebook. La incursión fotográfica de un seguidor en la iglesia de Santiago ha traído cola: el reportaje del interior del Santiago, que se encontraba en "jornadas de puertas abiertas" desde hacía un tiempo indeterminado, no ha venido a mostrar otra cosa que el nulo interés, tanto de la Junta de Andalucia como del Obispado, por la seguridad de este histórico templo y de sus bienes muebles.  Verdaderamente, de pena. 

Es irremediable que las miradas y el dedo acusador se dirijan hacia el Obispado. No sólo porque es propietario del templo y de sus enseres, sino porque Santiago no se encuentra muy lejos de Bertemati, ni porque, creemos, nuestra curia y su variado séquito de incondicionales viven en el recogimiento de la clausura cartujana, retirados del mundo. El hecho cierto es que la valla se ha llevado meses forzada a la vista de todos y nadie se ha preocupado de ello. Bueno, nadie no. Los avisos a la policía, como nos relata otra amiga asidua al grupo de facebook, de que se estaba introduciendo algún individuo por al recinto sólo servían para que los agentes de la Ley se diesen una vueltecita por el barrio y gastaran la gasolina de sus motorizados vehículos. Todo hasta que el referido seguidor se colara con su cámara por una valla abierta para todos, al igual que la puerta principal de la Iglesia, y, ¡sorpresa!, colgara sus fotos en facebook. 

Inmediatamente nos dirigimos tanto a la Delegación Provincial de Cultura como al Obispado, como responsables directos de la seguridad del templo. Les informamos en sendos escritos de esta alarmante situación y les rogamos que una vez por todas se pusiesen de acuerdo para dotar de la debida seguridad al templo, así como para que se retiraran los bienes muebles que se encuentran en su interior a la mano de cualquiera, acumulando humedad, polvo e ignominia. Ya no podrán alegar desconocimiento. Ahora que cada palo aguante su vela.

Aunque en el Obispado se negaron a sellar en el registro nuestro comunicado, lavándose las manos como Pilatos de lo que le pueda suceder o le haya sucedido al templo a causa de su dejación de funciones sobre la seguridad de su Patrimonio, lo cierto es que la noticia del estado de indefensión de la iglesia de Santiago ha saltado esta tarde en algunos medios de comunicación locales, junto con la noticia del lamentable robo en la vecina capilla del Asilo. Por ello, rompemos nuestro prudente silencio. Suponemos que las inocentes instancias del blog habrán llegado a los responsables del Obispado y Delegación Provincial de Cultura y que se habrán tomado las oportunas diligencias. Esperamos que así sea.



Escrito presentado a la Delegación Provincial de Cultura.




Escrito presentado en el Obispado de Asidonia-Jerez.





Juan Antonio Moreno.



martes, 4 de diciembre de 2012

ERRE QUE ERRE

Si no estamos ya más que escarmentados de las promesas de los políticos, tan efímeras como un amor de autobús, y de las malandanzas de los concejales de Urbanismo endemoniados, hoy van y nos cuentan que en Bruselas una tal JESSICA está dando créditos para potenciar el desarrollo urbano

Pues bien, nuestro empachado Ayto. ha pedido a la tal Jessy -que es una tía superenrrollada- que nos financie, a un interés desconocido, la rehabilitación del Palacio Riquelme, aun no sabemos para albergar qué. Como es costumbre institucionalizada, los políticos de hoy, siguen tan miopes como los de ayer. Analicemos la noticia porque tiene miga. 


Lo que quiere el Ayuntamiento para Jerez
La rehabilitación del Palacio Riquelme va incluida en un Pack de proyectos en el que está incluida la ampliación del ZOO con un parque acuático, es decir, un tobogán que acaba en piscina con vista al mayor centro comercial de Andalucía. Simplemente el proyecto, que acabaría con una ampliación verde y otros atractivos culturales para el parque Zoobotanico, es tan delirante y extravagante que parece ser inspiración del diablo del Mal Gusto. No del Mal Gusto, pero sí de los del Populismo y de la Especulación, son los diablos que han movido los hilos de sus marionetas municipales para impulsar, con dinero prestado de Europa, la Ciudad Deportiva del Xerez CD. Otra actuación urbanística de "gran calado social"  que se hará a costa de las arcas y del desarrollo de la Ciudad de Jerez. Ciudad que, como todos sabemos, tiene sus cuentas corrientes tan saneadas como un muladar. 

La Bodega de la calle Cristal entra también en el "pack Jessy". Este complejo bodeguero, abandonado hace lustros ¿será? otro centro dedicado al Flamenco. Aplaudamos a la mente que ha concebido la idea, pues ya tenemos un plan B a la Ciudad del Flamenco, esa solución megalómana pachequil para todos los Males de Jerez que inyectaría vitaminas, anfetaminas y legiones de japoneses lolailos al casco histórico y, lo más importante de todo, insuflaría las cuentas corrientes de los que compraron los inmuebles colindantes en espera del prometido pelotazo. Mientras, el barrio de Santiago, la verdadera cuna del Flamenco, agoniza ante la general despreocupación. Y de la edificación gótica que da nombre al barrio mejor no hablamos. 

Como vemos, más humos de fuegos fatuos. Fuegos fatuos, sí, pero al fin y al cabo fuegos que arrasan, sin ton ni son, las arcas municipales, en estos tiempos de crisis.

Si la intención del equipo de gobierno municipal es "dejar su huella en la ciudad", es mejor que lo haga de manera coherente. Es decir, actuando sobre lo que ya se tiene. Si se lanza a los medios de información el órdago de la rehabilitación el Palacio Riquelme, pues lo más lógico es que ésta estuviera enmarcada en la reedificación de la bodega de la Calle Cordobeses para instalar un Parking, tan necesario para el acceso a esta zona; librada de coches aparcados, se acometería la reordenación de la plaza del Mercado, pues su desaliñado  estado -por definirlo del alguna manera- desmerece del flamante Museo arqueológico y su entorno; el soterramiento de los contenedores que afean el deambular por nuestras calles del centro sería otro proyecto prioritario, que no hay manera de que se lleve a cabo. 

Lo que querríamos nosotros.
O, en otros apartados patrimoniales, que acometa una restauración urgente del Palacio Villapanés, que necesita de más atención incluso que el de Riquelme. Villapanés podría ser un lugar extraordinario para una proyecto museístico que nos singularice frente a otros museos de la zona, y no nos referimos al controvertido del de Lola Flores. ¿Quizás el Museo de la Ciudad? O unas nuevas instalaciones que dignifiquen al Archivo Municipal, otro de los tesoros de nuestra ciudad... En fin, existen muchas iniciativas, que si bien no darían sus frutos económicos de un día para otro, serían más coherentes fructíferas con un modelo de Ciudad acorde con los distintos valores que puede ofrecer Jerez y que justificarían endeudar el futuro de los jerezanos más que un tobogán acuático.

Juan A. Moreno

NOTICIA RELACIONADA: Diario de Jerez

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Reportaje fotográfico sobre la Sexta Ruta de la Barbarie


De nuevo, queremos dar las gracias a todos los que nos acompañaron en la pasada ruta que dedicamos al barrio de Santiago. 

Como nos ocurrió en las dos primeras rutas, la lluvia estuvo presente, por lo que hay que insistir en el agradecimiento a aquéllos que asistieron. Lamentablemente, el tiempo nos impidió las explicaciones que teníamos previstas en parte de las primeras calles del recorrido, como Luis Pérez y Rendona. Tal vez en otra ocasión podamos volver a ellas. 

Reiteramos nuestro agradecimiento a los propietarios de las casas que visitamos en calle Juan de Torres y Merced por su amabilidad y por mantener dos hermosos ejemplares de arquitectura doméstica de nuestra ciudad. Uno de carácter más popular, el otro de mayor porte pero ambos testimonios de nuestra Historia y piezas indispensables de nuestro casco antiguo pues no sólo de grandes y monumentales construcciones se constituye nuestro patrimonio. Lo mismo podemos decir de esas otras muchas casas de los siglos XVII y XVIII que tuvimos oportunidad de ver a lo largo de la ruta, algunas conservadas, otras en serio peligro de destrucción. 

Y una vez más no pudimos olvidar el triste abandono de la iglesia de Santiago. ¿Hasta cuándo?

Os esperamos en la siguiente ruta, que esperamos hacer en el primer trimestre del año próximo. El barrio de San Mateo, por desgracia, fuente inagotable en patrimonio destruido y en peligro, será nuestro siguiente destino. Como siempre, tendremos alguna agradable visita para contrarrestar tanta barbarie... 


Ls fotos que adjuntamos son de dos seguidores: José Ángel Núñez Sánchez y Jesús Suárez Arévalo. Muchas gracias a los dos por la colaboración.


Autor: José Ángel Núñez Sánchez


Autor: José Ángel Núñez Sánchez

Autor: José Ángel Núñez Sánchez


Autor: Jesús Suárez Arévalo
Autor: Jesús Suárez Arévalo

Autor: Jesús Suárez Arévalo

Más fotos (José Ángel Núñez Sánchez) en: 
http://www.facebook.com/media/set/?set=oa.446409935406973&type=1



jueves, 22 de noviembre de 2012

El ENGENDRO DE LA SEMANA: ANATEMA

Ay. ¿quién maneja mi barca, quién? (esta leyenda era inevitable).


Un Anatema. Esto es lo que como mínimo nos espera con la continuación del Engendro de la Semana que, con una de retraso, iniciamos con estas líneas. Afortunadamente en el Ponto, donde habitualmente residimos, los anatemas son excusables por superfluos. ¿Y qué mayor excusa para evitar la condena de Dios que la narración del verídico recorrido con otros raros e inauditos sucesos que tuve con el demonio del Mal Gusto? Una narración que no tiene otro objeto que identificar y poner sobre aviso de las diabluras de nuestro ángel caído en esta ciudad, uno de sus asilos más queridos y una de sus más fructíferas haciendas.


Admirado, pasmado, espantado y temblando salí del Palacio de Oro. A duras penas mis sentidos se recuperaban de esta experiencia extrema cuando, de repente, me vi volando por los aires junto al adefesio infernal que trataba de instruirme en sus impunes fechorías.  Subimos por Francos, torcimos hacia calle Chancillería, pero en llegando a la calle Porvera el Diablo paró súbitamente la aérea cabalgada. "Esta es la última de mis adquisiciones para vuestra ciudad"- miré, y lo que vi fue un nada disimulado letrero (vamos, que se veía a tres leguas). POLVILLO, rezaba su nombre. Con este sugerente nombre, POLVILLO, y después de la visita al Palacio de Oro concluí que este Demonio más que del Mal Gusto era el del Buen Gustazo. Mi gozo en un pozo; el establecimiento era de una cadena de alimentación. Recreándome en el rótulo no pude evitar que bailaran por el revoltillo que tenía por cabeza las sagradas palabras del PGOU. Palabras que, aunque sagradas, no conjuran a la corte endemoniada.


"los rótulos deben armonizar con la edificación y el entorno, sin menoscabar las cualidades de la arquitectura y el paisaje urbano en que se encuentren".




Poco se le escapa a un demonio y este, aunque del Mal Gusto, no lo era menos: leyendo mi pensamiento me consoló, a su manera, para que dejara de creer en el Buen Gobierno y, por supuesto, de esperar el polvillo de su pecunio: "Sí, incumplís las sagradas leyes que el de arriba le dio al venerable egipcio, que es para mí un PGOU". Y así, feliz en su impunidad, me dio un porrazo con el rabo para que dejara tan insanos pensamientos. Con el azote, un nuevo gorrión planeaba sobre los naranjos de la calle Larga. 

Alegremente surcábamos los aires jerezanos, hasta que tropezamos con la iglesia. Más concretamente con la iglesia Catedral. Entramos por la delirante escalera secreta. Ya dentro, y un poco mareado, el demonio me llevó en volandas por toda la nave. Por las bóvedas, entre las bancas, por la epístola, por el evangelio, por retablos que se esfumaban, por otros que se desmoronaban, por imágenes que olían a Titanlux..., el diablo estaba exultante en su eterna carcajada. Se sentía como en su casa, pese a ser la de Dios. Finamente, me situó delante de los dos bajorrelieves en bronce dedicados al obispo Bellido Caro, ese primer obispo de la diócesis jerezana que tuvo el infortunio de no haber muerto en la Florencia de Ghiberti o en la Roma de Bernini sino en el Jerez de los endemoniados. Con su garra de cernícalo lagartijero en mi hombro, como buen maestro, el diablo me soltó esta sabrosa parrafada que por su interés no puedo dejar de trascribir en su integridad:

"Aquí en Jerez, en el tema del Arte, hay muchos que prefieren acudir a los amigos palmeros antes que solicitar a las Musas. Así Jerez, que de tocar las palmas sabe un rato, se tiene por ciudad de artistas rematados de genuina y señorial ejecutoria, bien sea con un martillo en la mano, bien con un sombrerito de ala ancha y una bufanda de colores martirizándose unos a los otros con sus repetidas palabras, ya escritas, ya pronunciadas. O bien convirtiendo, digitalmente, lo amarillo en blanco y lo azul en gris para revelar los acostumbrados e insustanciales ya lo ví.
Con tan buen material cómo quieres que no tenga a Jerez tan bien sazonada a mi gusto como la tengo, discípulo mio". "Y el infierno lleno de los lamentos de estos infelices, maestro" - le replique.


 ¿Monseñor Bellido Caro...

...o, Han Solo petrificado?
Las laceradas palabras del demonio, junto a la espantada visión de los destemplados bronces, los estrafalarios monumentos exteriores y la huera contribución de los arquitectos del siglo XX haciendo desigual pugna con el sublime barroquismo de la Catedral acabaron desengañándome de que esto no tenía arreglo: en Jerez el demonio tenía mina para rato. 

En esto, terminó el horario de visitas. Salimos por el cancel persignándonos devotamente como beata después de misa.



Hasta la próxima, amigos.

Juan Antonio Moreno.

martes, 13 de noviembre de 2012

LA HUELGA DE LA BASURA: "SHERRY BEAUTY"



Wes Bentley, el actor que interpretaba a Ricky Fitts, el joven camello y sensible filmador de la realidad, en la gran película "American Beauty" (Sam Mendes, 1999), se asombraba de la mucha belleza que existía en el mundo viendo, en una de sus filmaciones, el vuelo de una bolsa de plástico en el aire turbulento del invierno.

Inevitablemente, pienso en cuanto se extasiaría en Jerez si viese no sólo tantas bolsas de plástico, sino tantas basuras más, volando, nadando, reptando, corriendo y oliendo en esta ciudad, maltratada, machacada, ensuciada y degradada en sus ciudadanos, en sus trabajadores y en su Patrimonio hasta la saciedad.

Basuras en la esquina de las calles Nueva y Cantarería

También nosotros nos asombramos ante las montañas de deshechos que, sobre nuestras aceras, hablan y dicen quiénes somos con mucha más explicitud que si lo contáramos con nuestras propias palabras. Y dan la bienvenida a quienes en estos días, especialmente la Reina y las Primeras Damas de Latinoamérica,  se acercan para hacer turismo en Jerez; "Turismo entre basuras", nunca mejor dicho, según indica la etiqueta a la cual estoy dedicando bastantes entradas pues sabemos que a la suciedad cotidiana de nuestras calles, en muchos casos, los propios jerezanos no somos ajenos.


Tal vez por eso, hemos querido fotografiar nuestro reflejo en ese espejo apoyado sobre un muladar de la calle Ponce. Este es el elemento mágico que, posiblemente, como en esa historia tan inglesa como extraña que es "Alicia en el País de las Maravillas", nos abriese la puerta al Reino del Revés, donde Jerez sería una próspera ciudad, cuyos regidores, pasados, presentes y futuros, aceptasen sus responsabilidades sin echar la pelota a los tejados de su entorno, donde se cuidase la ciudad y a sus ciudadanos y éstos se comportasen civilizada y activamente para que estuviese en las mismas condiciones de limpieza  atención al Patrimonio y educación ciudadana que otras urbes, no ya europeas, sino españolas, sin ir más lejos.

Muladar en la calle Ancha
Volviendo a la película antes citada, vemos en Jerez cierta disfuncionalidad, como ocurría  en las familias "normales" de la película: ni ellos eran muy normales ni nosotros tenemos una ciudad al uso, no hay más que ver cual es la motivación fundamental de nuestras Rutas, llamadas por muchos motivos "de la Barbarie", nombre  propuesto, con toda justicia, por un amigo seguidor del blog.

Santiago, cerrado y colonizado por una palmera 


Aquellas familias americanas perdieron todos sus trenes para aceptarse a sí mismos,  ser felices y vivir con madurez, centrados y con equilibrio; en cambio siguieron un camino autodestructivo, de una forma semejante a la forma en que Jerez  ha vivido,  perdiendo sus trenes, uno detrás de otros. Por ejemplo, uno de ellos hubiera sido poder enseñar nuestra ciudad a Doña Sofía y a sus invitadas, con lo que eso hubiese significado para promocionar nuestra imagen en Hispanoamérica, y no ser posible, no solo por la huelga de basuras, sino por el estado generalizado de ruina y desastre de muchos de los monumentos que merecerían la pena visitarse.

Primero fueron las bodegas y la industria generada alrededor de ellas. Luego perdió la oportunidad de ser una verdadera "gran ciudad" y se convirtió en un pueblo grande cada vez más impersonal, cuyas raíces se van desvaneciendo junto con sus viviendas, barrios, cines, teatros y formas de vida. 


Ninguno de sus regidores ni tampoco los ciudadanos, ni sus empresarios, han sabido entender que, en sí misma, la ciudad pudo ser un motor cultural y económico, como tantas otras incluso más pequeñas que Jerez y con menos Patrimonio, si hubiese estado  en unas condiciones urbanísticas adecuadas, ademas  del  flamenco,  las bodegas y los caballos, que es lo único que pudieron ver las señoras antes citadas.

Pero Jerez es la calle Larga,  lo demás produce ganas de llorar. Estamos hartos que desde hace muchos años se vayan repitiendo y empeorando los mismos problemas, huelga de autobuses y basuras especialmente, mientras las calles del centro  están cada vez más solas y apetece  menos salir por ellas. Además, hay tan pocos autobuses que ya muchas personas que son mayores o viven lejos ni lo intentan.
Calle Comandante Paz Varela: veinte ratas "cazadas"

La Por-Vera y  su basura

Mientras seguimos perdiendo trenes, nuestra ciudad sale en los telediarios de todas las cadenas, por sus deudas y sus problemas de gestión, nunca por lo mucho que puede enseñar y ofrecer, al de fuera y a nosotros mismos, sus ciudadanos.

La crisis nos afecta mucho, todos luchamos por nuestro puesto de trabajo, pero ni los gobernantes que nos llevaron a este amargo trance asumen sus culpas ni los bancos y constructoras que causaron esta situación tampoco, ni son juzgados por ellas.

Mientras, esta es nuestra imagen de cara al público y de cara a nosotros mismos que es lo peor.

Basurero "ecológico", Avenida Alvaro Domceq

Palmera en la Avenida Alvaro Domecq
El problema es que, cuando se 
vuelva a limpiar 
algunos jerezanos seguirán 
ensuciando sin
cortarse un pelo, tirando 
porquería
donde le parezca y terminando 
de destrozar una ciudad que sigue 
perdiendo sus trenes.

"Pero siempre nos quedaran 
Área Sur y Luz Shopping."

Esperanza de los Ríos


Apetecibles y perfumados datiles al pie de una palmera





lunes, 12 de noviembre de 2012

6ª Ruta de la Barbarie: el barrio de Santiago.



Fue en el mes de Noviembre de 2010 cuando, con un inesperado éxito, hicimos nuestra primera "Ruta de la Barbarie". Dos años más tarde y tras haber recorrido la mayor parte de los barrios históricos de la ciudad en cinco rutas, en esta ocasión la "Sexta Ruta de la Barbarie" se dedicará en su totalidad al barrio de Santiago.

En Julio del año pasado ya organizamos un peculiar "Camino de Santiago" para denunciar la situación de uno de nuestros más importantes monumentos, la iglesia de Santiago. Ahora, sin olvidar el caso aún sin solución de este emblemático templo, recorreremos diferentes calles de su feligresía, desde la desconocida calle Luis Pérez a otras más populares, como Sangre o Nueva. Un recorrido por su valiosa e ignorada arquitectura civil; por horribles ladrillazos que han roto violentamente su paisaje urbano a lo largo de las últimas décadas, fomentándose la construcción de nueva planta a la rehabilitación; en definitiva, un recorrido por un barrio degradado y destruido.

La cita será el próximo sábado 17 de Noviembre. El punto de encuentro e inicio será delante de la puerta principal de la iglesia de la Victoria a las 11 de la mañana

El recorrido será el siguiente: Porvera, Ponce, Luis Pérez, Rendona, Lealas, Juan de Torres, plaza de Santiago, Sangre, Armas de Santiago, Cantarería, Nueva, Angostillo y Merced. 






Al igual que en pasadas ocasiones y gracias a la amabilidad de sus propietarios, podremos visitar una antigua casa rehabilitada. Se trata de la situada en el nº 15 de la calle Merced, un precioso ejemplar de arquitectura del siglo XVIII. Con ella concluiremos la ruta.

Os esperamos. 

viernes, 9 de noviembre de 2012

"EL ENGENDRO DE LA SEMANA": EL "PALACIO DE ORO" .




Damos comienzo a esta nueva sección semanal del blog tras haber recibido la visita del Diablo del Mal Gusto, que nos cogió desprevenidos una tarde de estas cuando estábamos a punto de echar una cabezadita con la tele dando el Sálvame Diario, que al parecer es ensalmo para provocar a los ángeles rebelados de la corte celestial. 





No sé si soñaba o no, pero todo parecía muy real. El caso es que me quería fichar para su equipo de pichichis en masacrar la Armonía y la Divina Proporción; pues él, como ser espiritual, nada podía hacer en este mundo sin la carne humana. Yo le dije que ya estaba endiablado, que estaba viendo el abollado rostro de Karmele. "¿Se puede estar más endiablado?". Pero no me dio tiempo a mayores excusas. Al momento ya estábamos en la calle para que aprendiera de sus mejores alumnos jerezanos. De la mano del Diablo recorrí las calles de ese viejo Jerez para ver engendros, vestiglos y otros abortos del Arte.




Comenzamos nuestra visita con un local que pretendía ser un lugar de esparcimiento para gente exclusiva, que un inversor alemán desconocido edificó en plena calle Francos hará un par de años con uno de esos pretenciosos nombres que para el que ande mucho y lea mucho no le hará presagiar nada bueno: EL PALACIO DE ORO. La obligada escatológica rima que sigue se las ahorramos. Pero inevitable es pensar en ella porque le viene como anillo al dedo. 





"Zeñore, zeñore, entren, uztede al Palazio de Oro" -nos decía la callejera RR.PP del Palacio, tan vulgar ella como exótico el local. El Diablo me dio un empujón y entramos. Al entrar el exotismo se quedó corto. La mezcla era explosiva, delirante, mariguanesca, impensable para una persona en su sano juicio o que no estuviese endiablada. En un rincón, un salón versallesco en armoniozo maridaje con... ¿restos "mudéjares"?  No sabíamos si estábamos en un centro comercial de Dubai, en una floristeria, en un puticlub disfrazado de pastelería o en una tienda de Chinos. Se me nublaba la vista ante esta piriñaca de colores y horrores. Un cosquilleo me recorría las espaldas. Detrás de cualquier arco de esos en que se gastaron a granel litros de purpurina podía hacer acto de presencia Falete, Madame Empompadour o un jeque marbellí con cachimba y con ganas de hacer amigos y de enderezar jorobas. Por si acaso, me protegí la retaguardia.




"Ja, ja, ja, aquí hice una de mis mejores faenas"- me decía el Diablo al ver mi perplejidad. "Sí, me ha dado el Síndrome de Belén Esteban. Sí, ese que le da a la susodicha toreadora cuando se le entorna los ojos en éxtasis  cada vez que se mira al espejo tras su enésimo recauchutamiento de cara" - le conteste con sorna.




"Y sin que PGOU alguno pusiese pega; que por el Ayuntamiento también corro a mis anchas y en Urbanismo tengo patente de corso" -agregó pleno de diabólica satisfacción. "Sí, y más que vas a correr pedazo de cabestro- me dije para mí mientras me hacía cómplice de su infernal gracia con una sonrisa hipócrita.




Tras un año de cierre, el Palacio de Oro se vende. Pero su oro no lo quiere ni el moro. Allí fosilizado en una eterna Navidad sigue para pasajera tortura de los que aún no han sucumbido a las garras del Diablo del Mal Gusto. 

De allí, Diablo y el sufrido servidor nos dirigimos al lugar que se dirá en la próxima entrada del Engendro de la Semana. 





Hasta la próxima, amigos.



FUENTES:

http://ocioyturismocadiz.es/principal/palacio-de-oro/

http://www.jerezsiempre.com/index.php/Bar_Restaurante_Palacio_de_Oro

http://sobrecadiz.com/2011/06/17/el-palacio-de-oro-lujo-y-tapas-en-jerez/


Juan Antonio Moreno.